EL EESPECTADOR Columna Fabio – Orgullo y tristeza